Timisoara, con encanto rumano | Actualidad Viajes

Índice

    Europa del Este Es un encanto del destino. Siglos de historia y sistemas políticos han dejado su huella y hay urbes que son impresionantemente preciosas. Por servirnos de un ejemplo, Timisoara, en Rumania.

    Timosara es la tercera urbe más grande del país y un centro esencial en el oeste de Rumania. Vamos a ver el día de hoy por qué razón se conoce como Pequeña Viena o bien la Ciudad de las flores...

    Timioara

    El nombre se deriva del húngaro y los primeros asentamientos se remontan a la temporada romana. Entonces tiene sitio en torno a una fortaleza construida por Carlos I de Hungría en la Edad Media y se conocía como una urbe fronteriza en tiempos de guerra entre cristianos y turcos otomanospara. Como resultado, padeció múltiples asedios y ataques hasta el momento en que continuó en manos otomanas a lo largo de más de siglo y medio.

    Timisoara fue recapturada en mil setecientos dieciseis por el príncipe Eugenio de Saboya y continuó en posesión de los Habsurge hasta principios del siglo veinte. Tras la primera guerra mundial Hungría cedió la urbe a Rumanía, y padeció muchos daños a lo largo de la Segunda Guerra Mundial. En el final, entró en órbita soviética, su población medró y se industrializó.

    La urbe se halla en la llanura de Banat, cerca de la separación de los ríos Timis y Bega. Acá hay un cenagal y a lo largo de un buen tiempo la urbe fue el único punto por donde se podía cruzar esta zona.

    De hecho, asimismo sirvió como defensa, si bien su cercanía a tanta humedad le trajo muchas plagas. En el siglo XVIII, merced a las obras públicas, la urbe empezó a situarse en el Canal Bega, en vez del río Timis, entonces todo mejoró.

    Tradicionalmente, es una urbe dedicada a la manufactura, la educación, el turismo y el comercio. El día de hoy tiene un Sistema de transporte con 7 líneas de tranvía, 8 sendas de trolebuses y algo más de veinte sendas de buses. Aun hay bicis públicas con veinticinco estaciones y trescientos bicis que tanto los lugareños como los turistas pueden utilizar de manera gratuita, y hay una Vaporetto que navega por el canal. Asimismo públicamente.

    Turismo en Timioara

    La urbe no tiene tantos museos como otras urbes europeas, mas si no eres un entusiasta de la cultura, posiblemente te guste la idea de no tener que visitar museos y galerías todo el día. Entonces Timisoara nos ofrece uno un puñado de museos interesantes:

    • los Museo de Arte de Timisoara Está situado en la Plaza Unirii y es un edificio del siglo XVIII. Hay artes locales, contemporáneas, ornamentales, dibujos y tallas, y arte europeo generalmente, y acostumbra a haber exposiciones y acontecimientos. La entrada cuesta diez RON y está abierta de martes a domingo de diez a.m. a seis p.m.
    • los Museo Nacional Banat es representativo de la zona. Marcha en el Castillo de Huniade, en el centro de la urbe, en la construcción más viejo de la urbe. Hay múltiples departamentos: arqueología, historia y ciencias naturales asimismo. Museo Traian Vuia, dedicada al inventor rumano del mismo nombre, vanguardista de la aviación.
    • los Museo del pueblo Está a las afueras de Timisoara, en una zona muy verde y refleja bien lo que es un pueblo real. Tiene múltiples edificios, una iglesia y un molino, todos tradicionales y con estilos de diferentes temporadas y zonas del Banat. Es un agradable camino y está cerca del zoológico, con lo que puedes visitar los dos lugares. Llegas en autobús y la tarifa de entrada es de cinco RON. Tiene horario de verano y también invierno.
    • los Museo del Consumo Comunista no es tradicional. Es un museo algo extraño que refleja con precisión la era marxista de la urbe. Marcha en el sótano del Scart Bar, en una casa vieja con un enorme jardín. Es un sitio agradable que está elegantemente decorado. La compilación del museo es dura y se compone de donaciones de amigos y visitantes. Todo cuanto deba ver con la era marxista. Lo puedes localizar en Szekely Laszlo 1 Arh.
    • los Monumento a la Revolución ¿Recuerdas el año mil novecientos ochenta y nueve cuando la Unión Soviética se vino abajo? La revolución en Rumania empezó acá en Timisoara y es una marca en la urbe. Se supone que este lugar es temporal y en algún instante va a haber un museo a este respecto. El monumento está situado en Calle Popa Sapca, tres-cuatro y la tarifa de entrada es de diez RON. Está abierto de lunes a viernes de ocho a.m. a cuatro p.m. y todos los sábados de nueve a.m. a dos p.m.
    Te puede Interesar  Capitales de Asia | Actualidad Viajes

    Como se puede ver, hay pocos museos Esto deja un buen tiempo para otros géneros de visitas. Timisoara es una enorme urbe con una historia que se remonta por lo menos al siglo XIV, con lo que ahora recorre sus calles Es un encanto.

    Por eso, hay algunos puntos que no debes perderte en tu primera visita. O sea, que plaza de la Unión, el más viejo de la urbe. Su nombre procede del año mil novecientos diecinueve, tras la Primera Guerra Mundial, cuando las tropas rumanas se reagruparon acá tras la invasión de la urbe.

    Tener un aire barroco y las construcciones que lo rodean son la Iglesia Ortodoxa Serbia, la Iglesia Católica Romana, la Casa Brück y el Palacio Barroco. Todo realmente bonito. Asimismo hay cafés, con lo que es muy entretenido sentarse y observar a la gente en el verano. Otro sitio interesante es que Plaza Victoria, asimismo llamada Opernplatz. El nuevo nombre es tras la caída del comunismo.

    La plaza está flanqueada por 2 edificios emblemáticos: el Catedral ortodoxa desde el lado sur y el Teatro nacional desde el lado norte. Fue construido en el siglo veinte para sustituir la vieja ciudadela medieval, con lo que tiene y debe tener un toque Art Nouveau. Paseo, con tiendas, cafés y terrazas. Si vas por Navidad está el mercadillo navideño.

    Otro gran camino es Camina por las riberas del río Bega. O bien haz el tour en bici. Es excelente en un día radiante y puedes pasear por la urbe de un extremo a otro, cruzando los parques primordiales. En verano Hay muchas terrazas donde poder gozar de una cerveza bien fría. y cuando se pone el sol, asimismo es un sitio muy popular.

    Después de todo, me chifla sobrevolar urbes y acá puedes hacerlo en aeroplano. El vuelo dura media hora y cuesta en torno a setenta y cinco euros. Y cuando se pone el sol deseas salir a ver gente, por fortuna la urbe tiene uno vida nocturna activa. Un lugar hiperfamoso es D'arc, en la Plaza Unirii. Buena música, costos medios, popular entre extranjeros y deportados. A Dios gracias, abre tarde, de 23:00 a 05:00.

    Otro sitio nocturno es Reflector, que abrió en dos mil diecisiete, sala de conciertos. Pub de los 80 Es uno de los pubs de Timisoara donde asimismo se puede tomar y danzar. No está en el centro, mas si eres de los ochenta vale la pena visitar el campus universitario. Taine y Escape son otros lugares para danzar y divertirse.

    ¿Te agradó Timioara? Es un destino accesible (una cerveza cuesta en torno a uno con veinticinco euros, un almuerzo diez), Está a solo 3 horas de Budapest y Belgrado y a 5 de Viena.

    Es una urbe que Ama la cultura, Festivales de cine y teatro buena gastronomia y la gente es agradable y multicultural. Su arquitectura es preciosa, tiene historia, tiene vida nocturna, la gente habla primordialmente inglés y, como hecho histórico, Timisoara fue la primera urbe en liberarse tras la caída del comunismo.

    ¿Deseas reservar una guía?

    Artículos Recomendados

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información