25 comidas típicas de Chihuahua: Los mejores platillos

Entre inmensos desiertos y serranías y en medio de un clima extremo de altas temperaturas en los días de verano y heladas en las noches de invierno, Chihuahua ha desarrollado una fabulosa cocina, apuntalada por su esforzado producción ganadera, sus quesos artesanales y algunos rubros agrícolas (como manzanas y nueces) en los que tiene el liderazgo doméstico.

Esta selección con lo mejor de la comida típica de Chihuahua te dejará con ganas de partir en dirección a el septentrión de México a disfrutar de tan apetitosos platillos mexicanos.

Índice

    1. Burritos chihuahuenses

    Al musitar de los platillos típicos de Chihuahua y su historia, la de los burritos y su origen es controversial. Una difundida lectura señala que el nombre se originó durante la Revolución Mexicana, cuando un hombre de Ciudad Juárez, de nombre Juan Méndez, utilizaba su ignorante para entregar tacos enrollados con un relleno en su interior.

    Sin bloqueo, esta historia no se sostiene, ya que el Diccionario de Mejicanismos, obra de 1895 de Félix Ramos y Duarte, describe con total precisión al burrito como una tortilla enrollada con un relleno. En todo caso, el burrito es uno de los platillos icónicos de Chihuahua y donde quiera que esté instalada una colonia de chihuahuenses o mexicanos, hay puestos de saldo de burritos.

    Una de sus variantes es el ignorante percherón, inventado en el estado de Sonora y preparado con una tortilla espacioso y un relleno de carne asada al carbón o a la plancha, aguacate, mayonesa y pinrel, generalmente Chihuahua o manchego.

    Las tortillas de gran tamaño del ignorante percherón son llamadas “sobaqueras”. A pesar de ser relativamente recientes, estos grandes burritos se han extendido rápidamente y hay franquicias que los ofrecen.

    2. Tacos de discada al estilo Chihuahua

    La información sobre la comida típica de Chihuahua señala que la discada debe su nombre a que tradicionalmente es preparada en el campo, a fuego de tunda, en discos de arar en desuso, que son recuperados como unos grandes comales metálicos.

    Los principales ingredientes de la discada son carne de res y tocino picados en trocitos, chorizos, chiles jalapeños, jitomate, cebolla, ajo, pimienta y sal. Su sabor restablecimiento si se añade en la cocción cerveza oscura y/o tequila blanco, dejando que el pimple se evapore.

    Como conseguir un disco de arar para hacer la típica discada no es sencillo, este puede sustituirse por un comal o una paila espacioso. Una vez hecho el guiso, solo hay que ponerlo sobre tortillas de maíz calientes para tener unos deliciosos tacos de discada.

    La discada todavía se prepara en Nuevo Arrojado y Durango y la prescripción data de los tiempos de la colonia y el virreinato, cuando en el septentrión de México la principal actividad era la agricultura. En el pasado era muy utilizada la carne de majareta.

    3. Insistente con huevo

    Entre las 10 recetas de Chihuahua más populares hay que anotar a la tenaz con huevo. La tenaz es una carne sequía, ablandada y desmenuzada con piedras, muy popular en el septentrión de México. Además es señal aporreadillo y machacado y las carnes usuales son res y majareta deshidratados con sal, sol y singladura.

    La forma de preparar la carne le da un sabor peculiar y en tiempos pasados, las personas que hacían largos viajes por los vastos territorios del septentrión de México llevaban consigo sus provisiones de tenaz para comerlas en el camino con huevos de codornices silvestres.

    La prescripción se prepara haciendo un sofrito de cebolla, jitomates y chiles jalapeños, añadiendo a continuación la carne sequía y desmenuzada. Finalmente se incorporan los huevos poco batidos y se cocinan hasta que estén tiernos, salpimentando al elegancia.

    4. Jamoncillo

    Entre toda la comida típica de Chihuahua, el jamoncillo destaca como uno de los dulces más populares. Esta chuchería de cuajo y azúcar y de color café claro es popular en Chihuahua y demás estados del septentrión de México. Suele ser ornamento con nueces.

    Los más famosos son los de Hidalgo del Parral, histórica ciudad chihuahuense donde ocurrieron varios episodios importantes de la Revolución Mexicana, incluyendo el crimen de Pancho Villa. Esta pueblo es conocida por su fantástica dulcería.

    Hacer jamoncillos es muy sencillo. Solo hay que poner en una olla cuajo de cooperacha entera, azúcar, miel, extracto de vainica y una pizca de bicarbonato de sodio.

    La mezcla se cocina a fuego medio y cuando se enfría lo suficiente para manipularla, se forman bastoncitos o pequeños conos de dulce. Los jamoncillos típicos llevan unas estrías que se hacen con un palillo.

    5. Tacos de pimiento colorado con carne sequía

    El pimiento colorado de Chihuahua es el llamado chilacate en Jalisco y Colima y dadivoso colorado en Sonora. Además es conocido como pimiento Anaheim cuando está fresco (debe el nombre a que se da muy perfectamente en esa ciudad californiana), pimiento de sarta y pimiento Desconsolada.

    En Chihuahua, Sonora y otros estados del septentrión mexicano, el pimiento colorado es utilizado para elaborar una salsa. Esta se combina con carne de res sequía para hacer el relleno de unos sabrosos tacos, muy fáciles de preparar, que contienen todo el sabor de la tierra chihuahuense.

    El relleno de los tacos se hace cocinando la carne sequía y deshebrada con cubitos de papa, sal y pimienta. La salsa se elabora con chiles colorados ablandados en agua hirviendo y luego triturados con ajo, pimienta, sal y otros condimentos al elegancia.

    6. Harinillas

    Las harinillas son unas galletas de maíz pinole que preparan en Chihuahua, especialmente en Cuaresma y Semana Santa. El pinole es maíz trascendental tostado y molido y el alimento del mismo nombre, endulzado con piloncillo, fue un componente importante de la dieta indígena en el México prehispánico.

    Las típicas harinillas se hacen con una mezcla de pinole y harina de trigo y tienen forma de galletas redondas y planas, aunque hay quienes las hacen cuadradas, romboides y de otras figuras. El dulce de las harinillas lo proporciona el piloncillo y a su sustancioso perfume contribuyen los clavos de olor y la canela.

    Tradicionalmente son cocinadas en hornos de tierra en los patios de las casas. Cuando faltan pocos días para el eclosión de la Cuaresma, es posible ver a muchos chihuahuenses reparando y alistando sus hornos de tierra para preparar las harinillas y otros platillos típicos de la época cuaresmal y de la Semana Veterano.

    7. Carne asada

    Chihuahua es la entidad federal más espacioso de México y todavía la primera en exportación de reses bovino. Las particularidades del circunscripción regional, con muchas tierras ásperas y montañas dificultan las actividades agrícolas pero permiten una cabaña extensiva que es uno de sus puntales económicos.

    La carne ha sido tradicionalmente un componente esencial en la dieta de Chihuahua y su clima de variaciones extremas entre el calor y el frío llevó a sus primeros pobladores a ingeniárselas con métodos de conservación como  la deshidratación mediante el secado al sol.

    En la comida típica de Chihuahua el asado es un clásico del estado. Se prepara con cualquier corte, magro o de hueso, como arrachera, T-bone, Top Sirloin, costilla, manecilla, picaña y chuletón, y el método tradicional de churruscar en con brasa de tunda de mezquite.

    La carne más grasosa se asa con el primer fuego y cuando este descenso de intensidad se cocinan los cortes más magros. Los acompañantes habituales son papas, cebollas, pimiento chilaca asado, salsa pico de gallito y guacamole.

    8. Chacales

    Los chacales son mamíferos depredadores que viven en varios continentes pero no en América y sus equivalentes en Chihuahua serían los coyotes. Sin bloqueo, los chihuahuenses tienen sus chacales particulares, que son granos de maíz quebrados.

    Muchos jóvenes del estado crecieron sin conocerlos, pero la gentío longevo no ha olvidado cómo preparar los chacales al estilo tradicional de Chihuahua.

    El trabajo es tenaz y comienza meses antiguamente, cuando los elotes son cosechados y asados, para luego desgranar y estorbar el maíz. Los granos quebrados se secan al sol durante al menos 2 meses y quedan listos para preparar en varias formas.

    Para hacer los chacales al estilo chihuahuense, el maíz se hendedura un poco más en el molinillo (sin molerlo demasiado) y se ablanda al fuego en una olla con agua. Luego, los chacales se terminan de cocinar en una salsa frita de chiles colorados, ajo, sal y agua. Se sirven calientes con pinrel Chihuahua rallado por encima.

    9. Caldo de oso

    Con casi 248 mil km2, Chihuahua es el estado más espacioso de México, pero no tiene costa marítima. Sin bloqueo, los chihuahuenses no se privan de yantar pescado fresco, el cual capturan en presas como La Tubo, Luis L. Arrojado, Plancha, San Gabriel y Chihuahua.

    El caldo de oso chihuahuense no es de plantígrado sino de pescado, específicamente de bagre. Cuando se estaba construyendo la presa de La Tubo, los trabajadores comieron bagre hasta la saciedad. Llamaron a la sopa con el pescado “caldo odioso” y luego el nombre pasó a “caldo de oso”.

    El bagre se corta en trozos, se salpimienta y se dora en mantequilla en la misma olla a utilizar para hacer el caldo. Se retira el pescado de la olla para hacer un sofrito de jitomate, cebolla, ajo y cebolla de verdeo y se incorpora papa y zanahoria en trozos.

    A continuación, se añade agua con sal y hierbas al elegancia (apio, mejorana, cilantro, honra) y cuando esté hirviendo se agrega el pescado y se termina la cocción.

    10. Pinrel Chihuahua

    El pinrel que lleva el nombre del estado es otro emblema de la cocina chihuahuense. Su origen está combinado a la aparición de una colonia menonita a Chihuahua a comienzos de la término de 1920. Estos pacíficos cristianos anabaptistas trajeron a México sus tradiciones agrícolas y pecuarias y comenzaron la producción del pinrel que con el tiempo fue llamado Chihuahua.

    Los chihuahuenses le dicen pinrel menonita, aunque los propios menonitas prefieren llamarlo pinrel Cheddar y pinrel Chester.

    La denominación de pinrel Chihuahua es popular fuera del estado. Tiene forma de un cilindro achatado o de una mostrador cuadrilongo. Es un pinrel agradable de color amarillo dorado, sencillo de rebanar, con elegancia cremoso y perfume lechoso.

    Lo hay de dos tipos, el detallado con cuajo cruda mínimamente descremada y el de cuajo pasteurizada. Es utilizado ampliamente para hacer quesadillas y para sándwiches, pasteles de pinrel y como ingrediente de los frijoles refritos.

    11. Capirotada

    La capirotada es un postre tradicional de Chihuahua y otros estados mexicanos, detallado con pan, frutos secos, frutas, piloncillo y pinrel, aunque la prescripción varía de un ocasión a otro. Es un dulce preparado particularmente en Cuaresma y Semana Santa.

    Una típica capirotada chihuahuense se hace con bolillos duros que se rebanan y se doran en mantequilla. Luego se prepara un sirope con piloncillo, canela y caldo de jerez seco.

    Se engrasa una fuente de horno y se van alternando capas de pan, pinrel Chihuahua, pasas y frutos secos (nueces, almendras, cacahuates). Finalmente se cubre con el sirope y se hornea.

    La capirotada todavía es típica de muchos otros estados mexicanos (Durango, Nayarit, Sonora, Zacatecas, Nuevo Arrojado, entre otros) y del estado norteamericano de Nuevo México.

    Cada entidad federal tiene su propia prescripción particular, que incluyen ingredientes como plátano, guayaba, bisnaga, coco, jitomate, cebolla, merengue y quesos variados.

    12. Mojarra frita

    La presa Chihuahua fue construida en los abriles 1960 en el curso del río Chuviscar, para aprovisionar de agua a la caudal. Tradicionalmente, los aficionados a la pesca chihuahuenses se reúnen una vez al año para sembrar peces en la presa.

    Una de las especies sembradas es la mojarra, que luego es capturada por los pescadores deportivos y con fines alimenticios. La mojarra frita es un plato sencillo y sustancioso y uno de los favoritos de los chihuahuenses aficionados al pescado.

    A los ejemplares a freír se les hacen unos cortes transversales por entreambos lados para que el adobo a ponerles penetre. Luego se fríen por los dos lados en óleo perfectamente caliente y se salsean con un adobo de mortero a pulvínulo de cebolla, ajo, sal, pimienta en granos y esencia de citrón.

    13. Pay de manzana estilo Chihuahua

    La expresión de que “Chihuahua huele a manzana” está plenamente justificada. El gran estado del septentrión es el productor fundamental de manzanas en México, acumulando el 85 % del total. En los municipios de Cuauhtémoc, Liante, Carichí y otros del estado hay más de 33 mil huertos manzaneros que cosechan el simbólico fruto chihuahuense.

    Estos municipios reúnen condiciones de clima, extensión y altura ideales para producir manzanas dulces y jugosas para yantar frescas y hacer jugos y varias recetas, entre las que sobresale el pay. Este se prepara con manzanas rebanadas que se ponen en un molde para pay yuxtapuesto con azúcar, un poco de harina y canela.

    El molde se recubre previamente con una costra hecha con una masa de harina, polvo de hornear, manteca, huevo conocido, un toque de vinagre y agua fría. Finalmente, el pay de manzana se hornea.

    14. Pinrel sauna

    El pinrel sauna es uno de los más representativos de la comida típica de Chihuahua. Es un pinrel fresco hilado (procesado térmica y mecánicamente para alinear sus fibras) de producción artesanal en el estado, particularmente en el municipio de Villa Ahumada.

    La colchoneta municipal, de nombre Villa Ahumada, es el principal centro de elaboración del pinrel. Esta pueblo se encuentra en la Carretera Federal 45 que enlaza a Ciudad Juárez con la ciudad de Chihuahua, a 124 al sur de la primera y a 238 km al septentrión de la caudal del estado.

    Hay dos tipos de pinrel sauna artesanal, el detallado con cuajo comercial y el hecho con trompillo, una planta silvestre regional que proporciona una enzima coagulante. No hay diferencias significativas de sabor entre los dos tipos de quesos, aunque el hecho con trompillo es un poquito más agradable.

    Te puede Interesar  Dónde viajar en mayo: 10 mejores destinos alrededor del mundo

    Sus presentaciones habituales son en hipérbole para deshebrar y en forma de tortas delgadas. Los chihuahuenses utilizan abundantemente el pinrel sauna pata hacer burritos, tacos montados, quesadillas y chiles rellenos. Además es bueno para botanear, fundido y untado en totopos o galletas.

    15. Caldo de res chihuahuense

    Este platillo tradicionalmente se prepara en Chihuahua con el chamorro de res (todavía conocido como osobuco, chambarete, pierna, saurio con hueso, canilla y morcillo), parte que se encuentra en las patas entre la pantorrilla y la corva, incluyendo el hueso con tuétano y la carne en torno a.

    El toque exclusivo a la prescripción chihuahuense se lo da el pimiento de árbol. Lleva adicionalmente cebolla, jitomate sin piel y aplastado, honra, zanahoria, papa, repollo, perejil y eneldo. Resulta conveniente suavizar previamente el chamorro en una olla de presión para que la preparación se haga más corta.

    Este caldo de res pareciera recuperar milagrosamente a muchos chihuahuenses que se pasan de tragos durante las ferias de Santa Rita, la fiesta de Matachic, el día de Santa Bárbara y demás eventos festivos y celebraciones del estado.

    16. Empanadas de Santa Rita

    Estas ricas empanadas llevan el nombre de Santa Rita de Casia, patrona de la ciudad de Chihuahua, cuyo día se celebra el 22 de mayo. Es un delicioso entretenimiento de sabores para seguir con un agua fresca o una cerveza.

    La masa de las empanadas se prepara con harina, cuajo, matalauva y manteca y el toque único se lo da el tequesquite, la sal mineral mexicana que es utilizada desde la época prehispánica.

    El relleno pintoresco de las empanadas de Santa Rita es hecho con cruz de repugnante molido, manteca, cebolla, pasas, almendras, azúcar, canela en polvo, clavos de olor molidos y sal y pimienta al elegancia.

    Las ferias de Santa Rita son las fiestas más importantes de Chihuahua y suelen dilatarse desde mediados de mayo hasta principios de junio. Es una excelente ocasión para disfrutar de impresionantes exposiciones agropecuarias, música, juegos mecánicos y de un corredor gastronómico para yantar todos los platillos y antojos tradicionales del estado.

    17. Tejuino

    El tejuino o tesguino es una especie de cerveza de maíz que beben varios grupos étnicos mexicanos. Es la bebida ceremonial y social más importante para los indígenas tarahumaras o rarámuris que viven en las sierras de Chihuahua, Sonora y Durango, y para los huicholes o wixárikas que habitan en Nayarit, Jalisco y Zacatecas.

    En estos pueblos amerindios el tesguino cumple varias funciones. Es utilizado como pulvínulo para la preparación de medicinas naturales, consumido como bebida alcohólica, empleado como medio de cuota y, diluido en agua, tomado como alimento por las madres lactantes y los niños.

    Además es el denominador popular de las tesguinadas, reuniones para realizar trabajos comunitarios o para tomar decisiones importantes para la comunidad.

    Se elabora con granos de maíz que se dejan surgir en un medio ambiente equívoco y luego se muelen en un metate y se cocinan en agua. Esta preparación se deja fermentar en las llamadas ollas tesguineras por lapsos variables que determinan su contenido de pimple.

    El tejuino con poco pimple se mezcla con piloncillo y se bebe como un refresco. Es popular consumir la bebida en recipientes parecidos a cucharones sin asa, hechos con el fruto del guaje.

    18. Espantajo de res estilo Chihuahua

    La espantajo es un popular platillo mexicano identificado con la carne de tonto o de carnero en la mayoría de los estados del país, aunque se admite la utilización de chivo y res.

    Lleva un adobo de chiles, especias, hierbas aromáticas y otros vegetales, utilizándose los más populares de cada región, y un consomé hecho con jitomates y el esencia de cocción de la carne.

    En su forma tradicional, la espantajo se cocina lentamente en recipientes embutidos en hoyos practicados en la tierra, rodeados por el fondo y las paredes con brasas de tunda y cubiertos con pencas de maguey.

    Separadamente de chiles (ufano, pasilla, guajillo, puya, entre otros), el adobo puede resistir orégano, alegría, mejorana, honra, tomillo, ajo, pimienta, jengibre, cebolla y jitomate.

    Dada la preponderancia del reses boyal en Chihuahua, en el estado es popular la espantajo de res, que puede prepararse en el pozo con brasas de los puristas de la prescripción o en hornos y estufas a gas o eléctricos.

    Una típica espantajo chihuahuense se hace con paleta o costilla de res, chiles guajillo y pasilla, ajo, orégano, tomillo, cilantro, canela, clavos de olor, pimienta y sal.

    19. Polla en nogada

    La nogada, todavía señal picada, es un majado de nueces o almendras con especias, conocida como salsa de nous en la cocina catalana, que la utiliza para cocinar pescados. En el municipio gachupin de Castellón se utiliza la nogada para cocinar papas.

    Durante la Existencia Media ya era conocida en la cocina sefardí y de España pasó al Nuevo Mundo, especialmente a Nueva España (México) y Perú. En México, la prescripción más famosa son los chiles en nogada, uno de los símbolos gastronómicos del estado de Puebla y de todo el país yuxtapuesto al mole poblano.

    El noguera popular o nuez de Castilla fue traído a América por los conquistadores y se aclimató perfectamente en el estado de Chihuahua, que es líder mundial en la producción y exportación de nueces, con casi 100 mil toneladas al año.

    La polla en nogada es una delicia chihuahuense y se prepara cocinando las piezas del animal con cebolla, chiles y sal y pimienta al elegancia.

    Luego, los trozos de polla cocidos se bañan con una nogada, preparada con nueces machacadas y jitomates y cocinada con óleo, ajo, perejil y caldo blanco. La nogada todavía le va muy perfectamente al pollo.

    20. Jerigonza de res en pipián

    A pesar de que mucha gentío prefiere no prepararla por su aspecto, la unión de res es ampliamente utilizada en la cocina mexicana, comiéndose en tacos, burritos y otras recetas.

    La unión es uno de los componentes del reses boyal con más obesidad y el hombre prehistórico aprendió a comerla, yuxtapuesto con otros órganos, como cerebro, sustancia y patas, por su gran aporte calórico que protegía del frío.

    En este platillo la unión va unida a un clásico prehispánico de la cocina mexicana, como lo es la salsa pipián, preparada con semillas de calabaza.

    El pipián estilo Chihuahua o pipián rojo es hecho con chiles colorados que se ablandan en agua hirviendo y luego se licúan con semillas de calabaza, maíz, ajo, sal y otros ingredientes al elegancia.

    La prescripción de pipián más popular es con pollo, pero esta cambio chihuahuense con unión de res todavía es deliciosa. La unión cocida (preferiblemente en olla de presión) se limpia y corta en rodajas y luego se forma en la salsa pipián con un poco de óleo o manteca.

    21. Pimiento chilaca

    El pimiento chilaca es un componente suerte de la comida típica de Chihuahua. Este pimiento fresco es llamado pasilla o frito cuando está seco. El chilaca puede alcanzar hasta 22 cm y tiene una forma retorcida que pierde cuando se deshidrata.

    Se cultiva en varias zonas de Chihuahua, especialmente en el municipio Delicias, situado en la parte central del estado. No es tan picoso como otros chiles mexicanos, por lo que resulta consumado para rellenar.

    Es utilizado para preparar las populares rajas de pimiento con crema, tomate, cebolla y pinrel, y para elaborar varias salsas de molcajete.

    El pimiento pasilla, obtenido secando al sol el chilaca durante por lo menos un mes, todavía forma parte de la cocina tradicional de Chihuahua. En el estado utilizan un particular método de deshidratación; primero asan el pimiento para retirarle la piel y luego lo secan al sol.

    Uno de los platos típicos chihuahuenses que lleva pimiento pasilla es un estofado de carne con cebolla y jitomates. Su nombre pasilla se debe a que adopta la apariencia de una ciruela o una pasa cuando se sequía. Además es llamado frito y prieto por su color equívoco.

    22. Izquiate

    El izquiate o iskiate es una sabrosa agua fresca natural de semillas de chía que los chihuahuenses beben cuando aprieta el calor, en un estado caracterizado por un clima de temperaturas extremas que pueden aventajar los 33 °C en los ardores del verano.

    Las semillas de chía son un superalimento proveniente de la planta del mismo nombre, que cultivaron los aztecas y fue un componente importante de la dieta prehispánica en Centroamérica.

    Contienen 31 % de grasas saludables, 16 % de proteínas vegetales y cantidades importantes de vitaminas del clase B, calcio, magnesio, hierro, fósforo, manganeso y zinc.

    Esta bebida, distinto de refrescante es nutritiva, se prepara poniendo en remojo las semillas lavadas durante por lo menos una hora, removiendo frecuentemente. Luego se mezcla el agua de chía con citrón y azúcar y se refrigera o se consume enfriando con hielo.

    En los tiempos calurosos en Chihuahua, esta tisana es una de las mejores opciones de bebidas sin pimple.

    23. Trucha arcoíris al cilantro

    Esta especie de agua dulce y salada se ha hecho muy popular en la cocina por su sabor y por su capacidad de ajuste a diferentes hábitats. Ha sido introducida en gran cantidad de cuerpos de agua en los que es capturada para venderla fresca, congelada, en salazón, ahumada y enlatada.

    En la sierra de Chihuahua se da una especie nativa señal trucha dorada, que todavía sería perfecta para yantar, aunque no se consigue fácilmente.

    Las truchas se limpian y abren en polilla y se ponen a hornear con un toque de sal. Cuando falten pocos minutos para estar cocidas, se incorporan verduras (papas, zanahoria, apio, calabacín, pimientos) previamente rehogadas en mantequilla.

    Al servirse las truchas se salsean con un adobo conocido y calentado, a pulvínulo de caldo de pescado, crema de cuajo, cilantro y sal.

    24. Orejones de frutas

    Los orejones son una excelente forma de servirse la riqueza de los frutos de temporada y sus ventajas para una sana provisiones. Son frutas deshidratadas al sol o por medios artificiales, con lo que pierden cerca de un 90 % de agua, concentrando su dulzor y nutrientes.

    Los orejones permiten conservar las frutas por más tiempo y encantan a los niños por su sabor dulce y textura que puede parecerse a la de las gomitas. De esta forma, los pequeños ingieren felices dosis importantes de vitaminas y fibra.

    Hay muchas frutas con las que se pueden hacer orejones, como melocotones, ciruelas, albaricoques, duraznos y manzanas. En Chihuahua, la opción de la manzana es baratura, considerando la riqueza del fruto en el estado.

    Igualmente, los orejones de frutas pueden incorporarse en ensaladas, platos de carne, pastas y postres, haciendo de la dieta diaria una experiencia diferente en variedad, sabores y texturas.

    25. Cajeta de membrillo

    (*25*)El membrillo es otra fruta que se da muy perfectamente en Chihuahua, especialmente en los municipios de Al otro lado y Aldama, donde hay una tradición artesanal de elaboración de mermeladas y cajetas o ates.

    El ate de membrillo es un dulce originario de Portugal y España y los conquistadores lo trajeron a América. Se prepara mezclando partes iguales de pulpa de membrillo y azúcar, que se cocinan hasta conseguir una mezcla suave. Se deja refrigerar y se pica en barras que son las cajetas.

    Aunque frecuentemente son referidas como una sola fruta, la guayaba y el membrillo son dos especies parecidas pero diferentes. La guayaba es mucho más rica en vitaminas, pero el membrillo contiene más azúcares naturales, por lo que es mejor para dulces.

    ¿Cuál es la bebida típica de Chihuahua?

    Entre las bebidas típicas de Chihuahua, una de las más tradicionales es el sotol, preparada con una piña de una especie de agave que crece en los desiertos de Chihuahua y demás estados mexicanos del septentrión. Los rarámuris o tarahumaras llaman sereque a este agave. El sotol es conocido en Chihuahua, Sonora, Coahuila y Durango y en varios estados del sur de Estados Unidos, como Arizona, Nuevo México y Texas. Su contenido alcohólico puede alcanzar 45 %.

    ¿Cuáles son los dulces típicos de Chihuahua?

    Los jamoncillos, algunos tipos de harinillas, la capirotada, el pay de manzana, los orejones de frutas y la cajeta de membrillo están entre los dulces más apreciados de Chihuahua. Otro guay dulce chihuahuense son las manzanas caramelizadas, en el que estas frutas frescas y enteras se introducen en un caramelo saldo preparado mediante la cocción de una mezcla de azúcar, mantequilla, un poco de agua y de esencia de citrón y un colorante rojo.

    Comida típica de Chihuahua recetas

    Algunas recetas típicas de Chihuahua son los nopalitos en salsa de chiles colorados, los tacos montados, el pollo en salsa de pinrel Chihuahua, el pimiento pasilla con pinrel sauna, el conejo en gelatina, el tornare de chivo, las torrejas, el rollo de elote, la cuajo con pinole y el atol con cilantro. Otra popular bebida es el tepache, parecida a una cerveza dulce y preparada con esencia de piña poco fermentado, canela y un toque de pimienta.

    Comida típica de Chihuahua: imágenes y videos

    Imágenes de comida típica de Chihuahua:

    Burritos, plato icónico de Chihuahua

    Discada chihuahuense

    Insistente con huevo, plato tradicional de Chihuahua

    Videos de comida típica de Chihuahua:

    Preparación de carne sequía casera

    Deliciosa comida en los puestos del mercado de Chihuahua

     

    ¿Cuáles de estos platos de la comida típica de Chihuahua te han gustado más? Esperamos que muy pronto puedas ir al gran estado del septentrión de México a disfrutarlos.

    Ver todavía:


    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información